CALCOGRAFÍA NACIONAL

.
Alcalá 13, 28014 Madrid
+34 915240864
www.realacademiabellasartessanfernando.com/es

.

La Real Calcografía fue fundada en 1789 como un establecimiento anejo a la Imprenta Real, con dos objetivos claves: el desarrollo y difusión del grabado en España y una función docente llevada a cabo por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Se encargaría además de centralizar todos los encargos de grabado requeridos por las distintas Secretarías.

El promotor de este proyecto fue el Conde de Floridablanca, Secretario de Estado, quien impulsó la instalación de dos tórculos en la primitiva sede de la Imprenta Real de la calle de Carretas para que se comenzase a estampar. De forma paralela, se inició una labor de recogida y custodia de todas aquellas láminas que ya existieran. Por Real Orden de 1 de enero de 1819, se estableció que la Calcografía pasase a depender de la Academia de San Fernando, con el fin de formar una escuela de grabadores tan necesaria en ese momento en España.

Desde su creación, la Calcografía se ha caracterizado por un continuo enriquecimiento de sus colecciones, tanto de estampas como de láminas. A la incorporación de las planchas premiadas en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, la serie Obra Gráfica de los Premios Nacionales de Artes Plásticas, el Premio Nacional de Grabado, reconvertido en Premio de Arte Gráfico desde 2005, la Colección de arte gráfico contemporáneo y el Certamen de Arte gráfico para jóvenes creadores que se convoca desde 1996,  se añaden legados tan importantes como los de Fortuny Marsal, Fortuny Madrazo y Gutiérrez Solana entre otros.

En el año 2000 se incorporó a los fondos de la Calcografía la colección de estampas de Antonio Correa, que abarca un periodo cronológico que va desde el siglo XVI al siglo XX, y está considerada hoy en día una de las más importantes recopilaciones de grabado español.

Mención aparte merecen las láminas de cobre abiertas por Francisco de Goya (Fuendetodos (Zaragoza), 1746 – Burdeos (Francia), 1828), quien destaca como uno de los grandes grabadores de toda la historia, sólo equiparable a Durero o a Rembrandt. Desde sus primeros grabados singulares y su primera serie de los Caprichos (1799), a la última de los Disparates, (1815), se conservan 228 láminas  originales, abiertas por el propio Goya, en la Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, institución de la que fue miembro destacado. Una selección de estas planchas se expone al público en el llamado Gabinete Francisco de Goya, diseñado por los arquitectos Federico Correa y Alfonso Milá e inaugurado en 1990.

Además, la Calcografía Nacional cuenta con una pequeña colección de dibujos preparatorios para el grabado, realizados entre los siglos XVIII y XIX, con un fin eminentemente práctico. Son obras en las que el dibujante se limita a copiar un cuadro o una escultura para que el grabador lo traslade directamente a la plancha. Nada queda al capricho de la imaginación.

En otros casos, muy pocos, el dibujante y el grabador son la misma persona, tal como sucede con dos dibujos de Asensio Julia sobre la Artillería volante, los de Carnicero para el Real Picadero o las dos vistas del Paseo del Prado madrileño de Isidro González Velázquez.

Con el paso de los años, la Calcografía Nacional se ha convertido en un referente en el mundo del arte gráfico. Fruto de la labor desarrollada a lo largo de los siglos es la extraordinaria colección de planchas, grabadas por los más importantes artistas españoles, que conforma un conjunto de singular valor en el ámbito del patrimonio artístico y cultural, solo comparable a la Chalcographie du Musée du Louvre de París y en el Instituto Nazionale per la Gráfica de Roma.